Consumo de nevera: 5 consejos para ahorrar energía

Organiza tu frigorífico de forma eficiente

Primer reflejo: no dejes tu nevera vacía. Lo ideal es que un frigorífico esté lleno al 75% para optimizar su consumo. La comida enfriada facilita que el equipo mantenga una temperatura constante. Menor variación térmica que se traduce en eficiencia energética.

A la inversa, evite “llenar” su refrigerador. Con una buena organización de los alimentos que contiene, maximizarás su rendimiento. La zona más fría se encuentra en la parte justo encima del cajón de verduras, en la parte inferior del frigorífico. Es una zona privilegiada para el almacenamiento de alimentos más sensibles. Coloque allí las carnes, pescados, huevos y otros alimentos que necesiten una temperatura fría. Por el contrario, la parte superior del frigorífico acomodará mermeladas, yogures, mantequillas y otros productos que son menos sensibles a las variaciones.

Último consejo: aproveche la oportunidad para eliminar el embalaje innecesario. No tiene sentido enfriar plásticos y otras cajas de cartón. O para llevar el gesto ecológico a su clímax, intente prescindir de él tanto como sea posible cambiando a opciones a granel.

Nevera de consumo de energía
© istock

Coloca estratégicamente tu nevera en la cocina

La posición de los alimentos en su frigorífico influirá en su consumo. Pero este es aún más el caso de la posición de su dispositivo en la habitación.

Evite colocar este último cerca de fuentes de calor. El frigorífico debe colocarse lo más lejos posible de su horno, radiadores o electrodomésticos que produzcan calor. Asimismo, si es posible, manténgalo alejado de las ventanas. La luz del sol podría entrar y calentar el dispositivo, lo que se consumirá en exceso para compensar.

No pegue su frigorífico a la pared. La parte posterior de su dispositivo es el lugar más activo. Al reverberar en la pared, se amplificaría innecesariamente. Una distancia de diez centímetros es suficiente para evitar este problema.

Para leer también: Ahorre agua: 20 cosas que puede hacer para reducir su factura

Establecer a la temperatura adecuada

Para un consumo eficiente, los frigoríficos modernos ofrecen la posibilidad de elegir la temperatura a mantener. Pero ¿Cuál es la temperatura ideal para un refrigerador?

Para la sección del frigorífico, la temperatura perfecta para almacenar correctamente sus alimentos es entre 4 y 5 grados. No es necesario apuntar a una temperatura más baja que no le garantizará una mejor eficiencia.

Para el juego congelador, es -18 ° C.

Ajuste de temperatura del frigorífico
© istock

Descongele su refrigerador con regularidad

Descongelar le permite deshacerse de la acumulación de escarcha en su dispositivo. La escarcha tiende a condensarse en la parte posterior y a bloquear las rejillas, lo que impedirá un funcionamiento adecuado.

La descongelación frecuente mejorará el rendimiento y le permitirá ahorrar dinero hasta un 30% de consumo energético.

Si estás pensando en cambiar tu frigorífico, aprovecha para adquirir equipamiento con el función de descongelación. Por lo tanto, no es necesario que descongele con tanta frecuencia, su refrigerador lo hará por usted.

Verifique que su equipo esté funcionando correctamente

El consumo excesivo de energía también puede ser un signo de mal funcionamiento. Si nota un aumento anormal, verifique que su dispositivo no tenga problemas de funcionamiento y que sea resistente al agua. La sello dañado, por ejemplo, provoca una caída de la capacidad aislante que afecta al consumo de su frigorífico.

Lea también:

Compartir esto:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Más para leer

Decoracion

¿Cómo crear un ambiente acogedor?

La decoración de una casa, una oficina o cualquier estancia se ha vuelto, en los últimos años, muy importante. Es una actividad que te permite